El propósito de la práctica del Kyudo

El Kyudo o la vía del arco y se ha centrado en el desarrollo físico y espiritual del individuo. Este fin está plasmado en sus propósitos que son “SHIN-SEN- BI” (verdad, bondad y belleza).



Shin: La verdad 真実

arco y flechasLa búsqueda de la verdad ha sido el objetivo de todas las épocas y culturas. Podemos decir que la búsqueda por definir o al menos intuir la verdad absoluta es la intención de todas las disciplinas filosóficas y religiosas. En el Kyudo, la verdad es la principal realidad que antecede al disparo. La verdad no puede ser refutada. La flecha vuela directamente hacia el blanco. Esto es la verdad. Sin embargo, encontramos la paradoja ancestral e inmemorable, de que la verdad absoluta no puede ser comprendida. Se puede percibir, pero no se puede definir. Como resultado, debemos permanentemente examinar nuestra relación con nuestro disparo, sabiendo que nosotros somos quienes distorsionamos y nos movemos de estar en la verdad (“seisha seichu”, “tiro correcto es golpe correcto”) a estar fuera de la verdad. La verdad se encuentra relacionada más allá de nosotros. Debemos ser receptivos a los contenidos de la situación que nos lleva a la verdad. Hay una respuesta en la vitalidad y vida del arco (Yumi no sae), el sonido de la cuerda (Tsurune), y en el momento de penetrar en el blanco. (Tekichu). Estos hacen eco de la verdad en la realidad. Esta búsqueda es el camino del Kyudo (Michi), en el cual, en cada disparo, buscamos unir al hombre con el absoluto. Por tanto, las flechas deben ser lanzadas con una mente pura y recta. El tiro verdadero es aquel que existe en la diana antes de ser soltada la flecha.

Zen: La Bondad 善

deportes panamaLa bondad, en los términos del Kyudo, se define como un valor moral. A través de la disciplina de la etiqueta (Rei) existe un estado de compostura adquirido el cual no se tienen apuros. Con tranquilidad, cortesía, compasión y no agresión, se demuestra la actitud y el comportamiento adecuado en todas las situaciones Esta condición de dignidad y gracia fue la condición de un “verdadero caballero” (Kunshi) que fue muy valorado como un ideal en la cultura China. En esta forma de pensar, derivada tal cual del Confusionismo, en donde el énfasis se encuentra en no perder la compostura de la mente. Este estado de la mente se conoce como Heijoshin, que quiere decir mente ordinaria cotidiana, la cual está siempre relacionándose calmada y harmoniosamente con las circunstancias. Por lo tanto no se trata de un estado extraordinario, si no estar en un estado en que la mente se mantiene en compostura y tranquilidad. Nuestras vidas necesitan un marco moral en el cual podamos cultivar la paz y ecuanimidad con los demás. Las reacciones negativas hacia los otros perturbarán la práctica del Kyudo. Por el contrario, necesitamos cultivar la bondad (Zen) en nuestra actitud hacia los demás. Esto tendrá significado para la práctica de Kyudo y será una contribución positiva para la sociedad. El arquero de kyudo, mantiene su serenidad y compostura, incluso en momentos de mucha tensión o conflicto.

Bi: La Belleza 美

japan panamaLo bello colma los sentidos. Su logro es la intención principal de todas las artes. Es la forma de la verdad expresada en la aplicación de lo bueno. En el Kyudo, se debe concebir al arco como la principal personificación de la estética y belleza espiritual, estas cualidades son expresadas mediante el vehículo del disparo ceremonial (Sharei), que mediante sus restricciones formales se demanda esta expresión, y su grandeza es combinada con el espíritu de Shintaihuusen (harmonía en todos los movimientos) en el cual los movimientos, en harmonía con una mente en serenidad, trabajan juntos rítmicamente para estimular nuestro sentido de belleza. El elegante arco japonés, junto con el atuendo tradicional del arquero y la refinada etiqueta que acompaña la ceremonia del kyudo, son manifestaciones de este concepto. De acuerdo con el escritor Hasegawa en su libro, ahora mencionado “La Belleza de la Etiqueta” (Rei no Bi), El disparo ceremonial (Sharei) es en realidad algo de lo más sobradamente estético. Sin embargo, existen otras formas de arquería que comienzan y terminan con el control del arquero a través de la fuerza física. Esto se convierte en una muestra de poder en lugar de una de relación y harmonía, esa es la belleza única del Kyudo.
Extraído del escrito del filósofo alemán Dr. Eugen